Una cadena de actuaciones médicas fallidas agravó el estado de Castro.

ELPAIS.com
Un diplomático cubano dice que sufre "problemas de cicatrización"
ORIOL GÜELL/ ANA ALFAGEME - Madrid - 16/01/2007

Una grave infección en el intestino grueso, al menos tres operaciones fallidas y varias complicaciones mantienen al dictador cubano, Fidel Castro, postrado con pronóstico muy grave, según fuentes médicas del hospital Gregorio Marañón de Madrid. En este centro trabaja José Luis García Sabrido, jefe del servicio de Cirugía, que viajó a visitar a Fidel Castro en diciembre pasado. García Sabrido descartó que Castro sufra cáncer. Un diplomático cubano admitió ayer que Castro sufre "problemas de cicatrización".

Según las fuentes consultadas, Castro, de 80 años, sufría antes del verano (transfirió el poder en julio) una severa inflamación del intestino grueso denominada diverticulitis. Se trata de bolsas anómalas en el intestino inflamadas que pueden llegar a infectarse y sangrar, causando hemorragias, de forma parecida a una apendicitis. Según la periodista brasileña Claudia Furiati, autora de la biografía autorizada de Castro La historia me absolverá, publicada en 2001, Castro ya padeció diverticulitis hace más de 20 años.

En esta ocasión, sin embargo, Castro ha sufrido esta enfermedad de forma más severa. En verano, el líder cubano sangró de forma abundante por el intestino. Esta adversidad le llevó a la mesa de operaciones, según las mismas fuentes médicas. Su estado, además, se vio agravado porque la infección se extendió causando una peritonitis, la inflamación de la membrana que recubre los órganos digestivos. En esta primera operación, el cirujano procedió a retirarle una parte del intestino grueso, el sigma, y otra del recto, las más afectadas por la diverticulitis. El cirujano tuvo que escoger entre dos procedimientos: el primero consiste en una ileostomía, la apertura de un ano artificial en el abdomen durante unas semanas mientras se recupera la parte del colon afectada. Durante este periodo, el paciente evacua en una bolsa hasta que una segunda intervención conecta el intestino grueso con el recto para recuperar la dinámica natural. El cirujano, en cambio, optó por la segunda técnica, que conecta directamente el colon transverso (la parte central del intestino grueso) con el recto.

La evolución de Castro no fue buena. La infección que sufría impidió que el empalme entre el colon y el recto cicatrizara y su abdomen se inundó de heces, causando otra peritonitis. En una segunda intervención, los médicos limpiaron y drenaron la zona infectada, suprimieron todo el intestino grueso y le realizaron un ano artificial.

Tras la segunda operación, Castro tampoco cicatrizó bien. Además, su salud se agravó con una afección en la vía biliar. Una de las fuentes médicas señala que sufrió una colecistitis alitiásica (una inflamación de la vesícula biliar y de las vías biliares que se atribuye a la falta de riego sanguíneo y también a la manipulación quirúrgica). Esta situación tiene una altísima mortalidad (alrededor de un 80%). Otra fuente señala que la dolencia de Castro obligó a implantar en la vía biliar una pequeña prótesis fabricada en Corea. Pero ésta falló y tuvo que ser sustituida por otra de origen español.

En diciembre, cuando García Sabrido le visitó, se dudaba si someter a Castro a otra operación. El paciente tenía una herida en el abdomen que liberaba al día más de medio litro de fluidos (proteínas, líquidos e iones), lo que causaba "una pérdida severa de nutrientes". Castro sufrió una regresión de su masa muscular y ha requerido alimentación intravenosa.
Un diplomático cubano admitió ayer en Quito (Ecuador) que Castro sufre "problemas de cicatrización" que impiden su recuperación, informa Reuters.

Una decisión crucial y difícil
O. G./ A. A. - Madrid - 16/01/2007

Dos cirujanos y un especialista en medicina interna consultados por este periódico consideran que la primera operación que sufrió Fidel Castro, la unión entre el recto y el colon transverso para eliminar la zona con diverticulitis (la inflamación de bolsas anormales en el intestino) no es aconsejable cuando el enfermo tiene inflamación del peritoneo, la membrana que rodea a todos los órganos abdominales. Es más prudente, en su opinión -y con la salvedad de que no conocen al 100% la historia clínica del paciente y su estado de salud previa- dejar descansar el colon haciendo un ano artificial para después realizar la conexión, porque con una inflamación por medio hay más posibilidades de que la anastomosis (unión quirúrgica entre las dos partes del intestino) falle.

Eso es lo que pasó en el caso de Castro, según dos fuentes médicas del hospital Gregorio Marañón de Madrid. A este centro pertenece José Luis García Sabrido, jefe de Cirugía que declaró en diciembre que Castro no sufre cáncer -tal y como afirmaban fuentes de Estados Unidos- y que se estaba recuperando. El régimen cubano ha mantenido el silencio oficial sobre la enfermedad que sufre el dictador.

Por su parte, Manuel Sánchez, cirujano del hospital General Yagüe de Burgos y vocal de Hospitales de la Organización Médica Colegial, es más prudente: "Realmente es el médico en el quirófano, cuando abre al paciente y ve la situación, el que tiene que decidir entre una solución u otra. Los especialistas no nos ponemos de acuerdo en esto. Si optas por unir las dos partes del colon, le ahorras una intervención a un paciente de edad avanzada, pero también aumenta el riesgo si hay inflamación del peritoneo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada